¿Puede un introvertido convertirse en un “influencer”?

¿Puede un introvertido convertirse en un “influencer”?

Share on Facebook16Tweet about this on TwitterShare on Google+0
Si te gusta, ¡compártelo!

Si eres introvertido, recargas tus energías en soledad o simplemente pensando en tus cosas. El exceso de interacción te hace precisamente menos productivo y eso es algo que las personas extravertidas no entienden porque a ellos les pasa justo al revés. Se recargan interactuando, por eso suelen estar mucho más encantados con las redes sociales en internet que nosotros.

Sin embargo, puede que estés en redes sociales porque defiendes una causa, tienes una idea revolucionaria o que quieres posicionarte como experto en tu ámbito profesional. Y te surge una contradición:

  • Por un lado, quieres compartir, entregar valor y conectar de verdad con otras personas.
  • Por otro lado te agobian las notificaciones e interrupciones continuas y te aburren los temas triviales, los memes y los vídeos de moda. No quieres sentirte obligado a interactuar con todo el mundo y en todo momento solo porque estar en redes sociales te haga más accesible.

 

«En lo tocante a los medios sociales lo que importa son las relaciones auténticas. El networking siempre es importante cuando es real, y siempre es una distracción inútil cuando no lo es.» — Seth Godin

 

Pero te diré una cosa: las redes sociales en internet son todo ventajas para los introvertidos. La conferenciante y coach ejecutiva Jennifer B. Kahnweiler explica en su libro Influir silenciosamente – Una guía para introvertidos que quieren dejar huella, que las personas introvertidas tenemos seis puntos fuertes que nos ayudan a influir en los demás. Uno de ellos es el uso juicioso de los medios sociales.

Según Kahnweiler, puedes aumentar tu influencia utilizando los medios sociales para inducir a las personas a actuar, desarrollar y cultivar las relaciones, ser más visibles y enseñar y aprender.

 

«Los líderes no crean seguidores. Crean más líderes.» — Tom Peters

 

  • Inducir a las personas a actuar.

Si has estudiado un tema a fondo, seguro que tienes propuestas para cambiar algo que crees que no está funcionando bien. Puedes guardarte tus ideas de mejora en un cajón o puedes colgarlas en internet y mostrarlas al mundo. Cuando reivindicas algo que la gente está esperando, cuando tienes una solución a un problema que necesita resolverse, las personas suelen unirse por esa causa común. Piensa qué emocionante sería que una de tus ideas movilizara a un grupo numeroso de gente y que esta unión consiguiera materializar un cambio e influir para mejorar la sociedad en la que vives. Una de las formas más fáciles de hacerlo es teniendo tu propio blog.

 

  • Desarrollar y cultivar las relaciones.

En el mundo offline establecemos relaciones por proximidad. La mayoría de esas relaciones implica conversaciones sobre temas triviales. Sin embargo, en el mundo online nuestras relaciones se basan en intereses compartidos. Podemos identificar mejor quiénes son los contactos que queremos desarrollar y combinamos un contacto previo online con un contacto posterior cara a cara para afianzar las relaciones. Los introvertidos usamos internet para dar a los demás: compartir contenidos, poner en contacto a unas personas con otras, recomendar recursos, etc. y eso provoca un mayor impacto en los demás que el “autobombo”.

 

  • Ser más visibles.

Estar presente en los medios sociales te permite llegar a mucha más gente de la que llegarías en tu entorno offline. No solo tus ideas sino también cómo eres y aspectos de tu personalidad que la mayoría desconoce. Tú controlas lo que quieres mostrar así que puedes permitirte enseñar tu lado más personal sin ver afectada tu privacidad. Estar presente en medios sociales te acerca a tu audiencia, te humaniza y actúa como un amplificador de tu mensaje.

 

  • Enseñar y aprender.

Vives en la sociedad del conocimiento y tienes a tu alcance recursos ilimitados para mostrar lo que sabes y también para aprender. Cuando cuelgas un tutorial en youtube o escribes una guía descargable en PDF aumentas tu capacidad de influencia. Ya no estás limitado por barreras técnicas o geográficas. Si sabes mucho de un tema en concreto, puedes darle a tus conocimientos el formato que quieras: vídeos, vídeo-cursos, blogs, e-books, podcasts… Quienes estén interesados en aprender verán en ti a un experto. Y lo mejor es que tú también puedes aprender de los contenidos de otros. Cuanto más profundices en tu área de especialización y más actualizado estés, mayor será tu influencia.

 

¿Qué opinas ahora? Espero que ahora te hayas dado cuenta de lo influyente que puedes llegar a ser. Solo tienes que sacar partido a tus talentos naturales a la hora de interactuar y participar en los medios y redes sociales.

Share on Facebook16Tweet about this on TwitterShare on Google+0
Si te gusta, ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*